Mostrando entradas con la etiqueta Reino animal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reino animal. Mostrar todas las entradas

miércoles, 18 de mayo de 2016

El lobo y el lobero, guardianes de los caminos

Dicen que no hay mayor historia que aquella que nunca deja de ser contada, por eso hoy quiero compartir con vosotros uno de los capítulos mágicos que componen como retales delicadamente hilvanados la siniestra capa que antaño cubría cautivadoramente las noches de España. Una de esas pequeñas leyendas que casi nadie sabe que de supercherías tienen poco, ya que son el despuntar de la verdad que recorría los caminos como un viejo trovador, intentando cantar las verdades para amedrentar su eco, como si contando los sucesos o episodios en forma de leyenda, la gente pudiera olvidar antes, correr un tupido velo y dejar que el miedo escapase como el último suspiro. Los museos están repletos del legado que nos dejaron las civilizaciones que anduvieron por el mundo antes que nosotros, como el recuerdo de aquellos que moraron pisando la tierra que hoy maltratamos, paseando entre los bosques que hoy talamos, amando el aire que hoy contaminamos, a veces me pregunto si quizás los hallazgos no sean la manera que el tiempo tiene de decirnos que hubo una era en la que los hombres convivían con el planeta tierra sin necesidad de aniquilar todo cuando se mueve a su lado. El ser humano se ha convertido en la involución de la evolución, incapaz de sobrellevar un mundo en el que existan otros seres vivos que no sea él mismo, egoísta, destructor e implacable, así es como nos ve la madre naturaleza.
Se me parte el corazón cada vez que leo acerca de las batidas de lobos, y es entonces cuando leo en los titulares una palabra que a pesar de que su significado está bien ubicado según la Real Academia Española, para mi es casi un insulto, y es que hoy en día a los cazadores de lobos se les llama loberos. ¿Qué es un lobero? no merecen ese calificativo, aquel que arrebata la vida a un animal comprando el derecho a exterminarlo en una sucia y deplorable subasta del Ayuntamiento, no merece ser llamado lobero, tiene otra palabra que comienza por ase y termina en sino. El lobo, ese majestuoso y único animal que me robó el alma siendo una niña, el cual llevo tatuado en mi piel, y al que venero; el lobo, amo y señor de las montañas y caminos.

Desde los primeros siglos después de Cristo, el lobo comenzó a ser demonizado como si se tratase de la reencarnación del mismísimo Satanás, cuentan las leyendas que arropan la tierra de las meigas que aquel que podía sentir en su espalda la presencia de un lobo, se quedaba sin aliento. Cuentan que la Santa Compaña era precedida por un ejemplar de grandes dimensiones, el viento del tiempo ha traído algunas habladurías que dicen que el lobo podía leer tu mente, cuando te miraba sabía qué estabas pensando, cerrando así el cerco sin dejarte escapar. Era tal el alma maligna que se decía que tenían que conducían a los cristianos por malas sendas y los hacían perecer entre sus fauces después de enloquecerlos con pensamientos llenos de odio, maldad, muerte y dolor.
Todo esto no era más que un puñado de falsas acusaciones en un desesperado pero lamentablemente eficaz intento de dejar al lobo en un lugar infernal, como un ser del averno, en ocasiones Vlad Tepes (conocido como el Conde Drácula) también fue vinculado a la figura de un lobo transformado en una temible criatura. De igual manera en España se conocen un sin fin de historias acerca de los hombres lobo, he leído mucho de este tema, y la verdad que en algunos casos es muy complicado bifurcar entre cuentos y realidad, mi familia es de un pueblo de Albacete, y se cuenta que en uno de los pueblos cercanos, las brujas hechizaban a los hombres y con extraños brebajes los hacían enloquecer, echaban espuma por la boca, mordían a los animales, se desgarraban la carne con sus propias manos, quizás esto sea un rastro de lo que antes se conocía como lobishome, algo que muchos aseguraban que se trataba de un hombre mordido por una loba en celo y que terminaban sucumbiendo a la posesión demoniaca, los cuales acababan sus días aullando a la luna en busca de sangre. Sobra decir que no creo en determinadas cosas, tal cual lo son los hombres lobo de manera literal (como nos los pintan en las películas) pero sí creo en los trastornos mentales como es obvio y también en el misterio que guardaban aquellas "brujas" de los pueblos, que nadie sabe cómo, pero todo el mundo les temía.

¿Por qué se demonizó tanto a los lobos?
Algunos autores hablan de una rivalidad ancestral entre el hombre y este animal desde el sedentarismo acontecido en el Neolítico, pero lo cierto es que no distaba demasiado del resto de depredadores que podían suponer un enemigo de naturaleza fuerte y peligrosa para el hombre, la verdadera raíz de este problema surge en el nacimiento del cristianismo.
Numitor rey de Alba Longa, fue destronado por su hermano Amulio, mató a todos sus sobrinos varones y solo dejó con vida a su hija Rea Silvia, a la cual obligó a ser vestal (sacerdotisa consagrada a la diosa del hogar Vesta), contando con la falsa premisa que siendo virgen con voto de castidad no podría tener descendencia, pero cuando Silvia estaba recogiendo agua del río, fue seducida y poseída por Marte, el dios de la guerra había quedado prendado de su agraciada belleza, la joven quedó en cinta y dio a luz más tarde a los gemelos Rómulo y Remo, fundadores de la gloriosa Roma. Amulio consumido por la ira ordenó que los bebés fueran asesinados, pero el hombre que debía cumplir con esa orden no pudo hacerlo, en lugar de acatar lo mandado por el entonces rey los metió en un cesto, Rómulo y Remo quedaron a merced de las aguas del río Tíber, pero el cesto fue a parar hasta una loba que se había acercado a beber, ella los amamantó, trascurrido algún tiempo un pastor los encontró y los crió hasta que fueron adultos y fundaron Roma. De ella, de Luperca, la loba que amamantó a los gemelos, nació en la antigua Roma un culto totémico hacia la figura del lobo, símbolo de los romanos y sello de sus conquistas, por esta razón los cristianos que eran tan perseguidos por los romanos, comenzaron a trasformar la figura del canis lupus en un ser endemoniado que era necesario borrar de la faz de la tierra y al que por supuesto había que temer por encima de cualquier otra cosa, era un esbirro de Satanás, y así lo podemos ver hoy en día representado de cientos de maneras en el patrimonio eclesiástico. El lobo, símbolo de los paganos.


Pero en ocasiones los lobos pagaban injustamente por crímenes que no habían cometido, y lo siguen haciendo (si un perro salvaje ataca un rebaño, no se cobra lo mismo que si no hace un lobo, por lo tanto "siempre es un lobo"), antiguamente muchos crímenes quedaban firmados por los lobos aun sin haberlos cometidos ellos, bastaba con dejar el cadáver en una zona donde se sabía que ellos lo devorarían, se convertían sin saberlo en cómplices del crimen perfecto. Su parte mágica no fue tan difundida, pero igualmente que se cuentan sus leyendas de pánico infundado, también se debe hacer con sus destellos de magia, dicen que el lobo puede conjurar con la luna, tras los aullidos que rompen el silencio sepulcral de las noches estrelladas, se pueden escuchar pequeños sonidos que no son propios de su especie, dicen que son la conjura del lobo. A lo largo de los años, se ha comprobado que estos animales son vistos en las cercanías de los lugares sacralizados, como el espíritu que guarda el camino, llegando a acompañar a peregrinos a lugares santos, lo más curioso de todo es que incluso en sitios ya en ruinas o abandonados, y tratándose de una especie tremendamente territorial, ellos jamás marcan cerca de estos emplazamientos, los lobos continúan mostrando este ancestral comportamiento, sin que nadie llegue a saber porqué lo hacen o qué les conduce a ello. Cuentan que el lobo tiene su propio sistema para comunicarse, un idioma que no todo el mundo entiende, el lenguaje de la noche, la jerga de las montañas, ese argot que solo puede comprender un lobero.

Ermita de San Mauro
Entre los siglos XVI y XIX, los caminos de España eran recorridos por buhoneros nómadas con alma de lobo, aquellos que se autodenominaban conductores de lobos y que los aldeanos conocían como loberos. Se les reconocía por sus ropajes, sus capas exteriores no eran de una tela cualquiera, la piel de un lobo abrigaba su cuerpo, su semblante solía ser serio, impulsivo, agrio, poco afable y en ocasiones hasta huraño, algo que no debe extrañarnos demasiado ya que pasaban hasta 13 años en el bosque sobreviviendo entre las fieras que lo habitaban para formarse como loberos, en soledad, rodeados por las manadas y a merced de los pensamientos enloquecedores que producía el silencio y la rotura del mismo por los aullidos de los siervos de la naturaleza. Tras los años de exilio, buscaba una loba que hubiera dado a luz recientemente, robaba su camada y los lobeznos pasaban a ser una prolongación de él mismo, su tabla de salvación y su medio de vida, en ocasiones era un oficio hereditario. El lobero los criaba como si se tratase de sus propios hijos, se dice que conjuraba con ellos, se hacía el líder de la manada y conseguía que los cachorros no se separaran de él jamás. En edad adulta se convertían en su sombra, fieles y fieros guardianes de su líder, entonces el lobero emprendía su camino, como un siniestro buhonero transitaba los caminos y las encrucijadas de la vieja España, y paraba en cada aldea, era entonces cuando se dirigía a la casa de los pastores, tocaba a la puerta y tras el retumbar estrepitoso del picaporte que segaba el aire, alguien le contestaba "¿Quién va?" a lo que el lobero, inmerso en su trabajo, acompañado por sus lobos, respondía "¿No hay una limosna para este pobre conductor de lobos?", en realidad era sabido por todos que era una manera de extorsionar, si el lobero no gozaba de limosnas o de hospitalidad las fechorías que cometerían sus lobos serían irreparables, por lo que la gente ofrecía cuanto tenía al lobero. En aquella época se tenía verdadero terror a los lobos, tanto que se llegó a ver al lobero como una figura salvadora, a la que los aldeanos ofrecían comida y dinero a cambio de que protegiera sus moradas de la presencia de estos animales, hay un cruce de caminos cerca de Castro Caldelas (Galicia) en la que construyeron una ermita en el nombre de San Mauro, para protegerse de los lobos mediante rezos (después de haber sido abandonada en el siglo XIX, recientemente ha sido rehabilitada). Quizás el miedo al lobero no era otro que la incertidumbre de no saber dónde terminaba el hombre y dónde empezaba la bestia. Pero lo cierto es que a sus espaldas, el lobero venía precedido por una cadenas de hechos con eslabones encajados entre sangrientos acontecimientos, cuentan que una vez un lobero llamó a la puerta de un ganadero, Francisco Rubio, abrió su esposa que mal humorada despachó pronto al conductor de lobos, el hombre no tardó en mandar sus lobos a por el ganado de este matrimonio, sumergidos entre montones de reses (habían varios ganaderos juntos) fueron seleccionando solamente las que pertenecían a los que habían despreciado a su padre y líder, dándoles muerte una por una, llegando a matar cuarenta ejemplares, días después el matrimonio amaneció muerto cerca de su casa, habían sido atacados por lobos, los aldeanos no tardaron en relacionar los hechos con el lobero, cosa que nunca pudo probarse (al igual que todo lo maléfico atribuido a los lobos).
Uno de los loberos más famosos, el lobero de cuenca, fue obsequiado con una oveja, la mató con sus propias manos, se quedó con la cabeza, y fue hasta la ladera de una montaña con el resto del animal, allí la partió en ocho trozos y comenzó a emitir en voz alta unas palabras forjadas en lengua desconocida que nadie supo descifrar, era una mezcla de balbuceo y sonidos que hicieron aparecer entre la maleza a ocho lobos, los cuales acudían a la llamada de su amo para comer, comparecían ante el reclamo del lobero. Algunos dicen que para tener este vínculo tan férreo con los canis lupus, era necesario conocer lo que llamaban el padre nuestro del lobo, algo que no ha transcendido hasta nuestros tiempos lamentablemente (no es lo mismo que la plegaria del hombre lobo, cosa que si aparece citada en algunos textos). Él y el resto de loberos fueron acusados por la Inquisición de brujería y pactar con el diablo (solo así se podía conseguir no temer a los lobos según la iglesia), perseguidos, torturados y ridiculizados, ese fue el fin de los loberos (puedes ver aquí uno de los manuscritos de estos procesos de la Inquisición), pero no todos ellos buscaban la extorsión, había loberos con luz, aquellos que simplemente espantaban a otros lobos de comerse los rebaños, que amaban a sus animales y solo ellos sabían lo que era el vínculo con los lobos, en este lado de los loberos podemos situar a Pere Torrent, también conocido como Pere Cufí en su aldea natal, les Encies (Garrotxa), nació en el 1583, trabajaba como porquero y también era músico, un día vio en la cueva de Cogolls una camada de cuatro lobeznos, quedó prendado y se los llevó, cuidando de ellos diariamente, un día pidió al zapatero de su pueblo que le cambiara la suela a sus zapatos, él se negó y entonces Pere le dijo algo que más tarde le costaría la vida, lo amenazó con que uno de sus lobos lo mataría por la ofensa, desgraciadamente el zapatero fue encontrado poco después medio devorado por un lobo, Pere fue acusado y llevado ante el tribunal de la Inquisición después de ser denunciado ante el mismo por su propia tía, Joana Trias. Tras de un sin fin de torturas, confesó que pactaba con el diablo, y que sus lobos eran demonios (después de semejantes torturas, cualquiera confesaría lo que querían oír), aquellos lobos tenían nombres propios: Vermell, Carrua, Gruanya, Grea, Poca-Llàstima, Burdó, Espardenya y Sergent, llevaban ocho años con él. Eran más de los robados inicialmente a la loba, pero también cabe destacar que los loberos siempre eran forasteros, y Pere era de allí, por lo que simplemente amaba a sus lobos, sin más. Dicen que el día que fue ejecutado en la horca (7 de Noviembre de 1619 en Sant Feliu de Pallerds) los aullidos de los lobos enmudecieron al viento con un lamento sin precedentes.
Los loberos fueron perseguidos después de la Real Cédula del 25 de marzo de 1783: «En lo respectivo a los que se llaman Saludadores y los Loberos, mando asimismo sean comprendidos en la clase de los vagos y tratados como tales...».

El tiempo ha pasado, y el reloj de la verdad no ha hecho justicia al asesinato de Pere Cufí ni al de otros tantos enamorados del idioma del conjuro de la luna, el alma de los lobos. Hoy por hoy se les sigue persiguiendo, cazándolos como si no se tratara de seres vivos, solo simples trofeos que colgar del salón de una morgue llamada hogar del cazador. Pero sus leyendas quedarán por siempre entre nosotros mientras exista un solo ser humano con alma de lobero, como lo fue hace no mucho tiempo el gran Félix Rodríguez de la Fuente, un hombre que supo comunicarse con ellos, ser el líder de la manada y comprender sus aullidos leyendo en su mirada cánticos mágicos mecidos por el ancestral influjo de la noche. ¿Qué diría Félix si viera todas esas fotografías de seres sujetando un lobo muerto entre sus manos con una sonrisa? posiblemente, acabaría llamando de noche a la puerta de alguna de esas casas donde el humo sale como lo hacía antaño de sus empedradas chimeneas y diría aquello de "¿No hay una limosna para este pobre conductor de lobos?", por que lobero no es aquel que decían las malas lenguas que los usaba para matar, lobero es aquel que sabe ver la grandeza del lobo, el enigma de sus huellas y el brillo de su especie, lobero es todo aquel al que durante este humilde artículo se le haya erizado en algún momento la piel. Dedico este texto a las almas de todos aquellos lobos que son abatidos diariamente bajo las armas de los que se hacen llamar "loberos" sin conocer ni siquiera el alcance del significado de esa mágica y única palabra.

"Que el lobo viva donde pueda y donde deba, para que en las noches españolas no dejen nunca de escucharse los hermosos aullidos del lobo" Félix Rodríguez de la Fuente.



miércoles, 4 de mayo de 2016

Diez caballos en mitad de las leyendas

Hace unos cincuenta y cinco millones de años en América del Norte, durante el periodo que hoy conocemos como Eoceno, vivió una criatura que fue el origen de los actuales caballos, hablamos del Hyracotherium. Este pequeño animal media tan solo entre 20 y 40 centímetros de altura, con el paso inexorable de la evolución no tardó en triplicar su medida, en este proceso también perdió sus dedos hasta hacerse monodáctilo, el cual más tarde iría evolucionando y endureciéndose hasta convertirse en un casco. El salto evolutivo abarcó varias especies hasta llegar al Merychippus, el cambio en este animal fue más notable ya que al tener unos dientes con coronas bastante más altas, pudo variar su dieta y consumir alimentos algo más duros como es el caso de pequeñas ramas o las hojas más gruesas que antes no podía moler fácilmente. Así llegamos hasta el Pleshippus, el antecesor de lo que hoy conocemos como equinos. Durante el Paleolítico sirvieron de alimento, la presencia de estos animales se puede ligar a seres espirituales provocados por el estado alterado de conciencia en las teorías puramente chamánicas acerca del arte parietal, como es el caso de las pinturas de Lascaux. Durante el Neolítico hubo un descenso de la densidad evidente que había antes de que nuestros antecesores irrumpieran con la caza en el Paleolítico, ya que dicha actividad menguó considerablemente los ejemplares salvajes. Durante la Edad de Bronce se sabe que el uso del caballo fue a un nivel ya de animal domesticado, se han encontrado embocaduras de esa época, pero no está clara del todo la raíz de la domesticación. Quizás habría que enfocar desde un punto de vista concreto lo que entendemos por domesticar, si nos referimos a reunir en espacios reducidos a los animales, llevarlos en manadas o acercarnos a ellos, podríamos estar hablando de una muy temprana domesticación de mano de los recién llegados Homo Sapiens a Europa, aquellos que habitaron el Paleolítico Superior. Oficialmente el caballo comenzó a ser domesticado en Kazajistán, hace 36.000 años.


A partir de entonces los caballos han formado parte de leyendas, hazañas y de la historia, son cientos los nombres de equinos que nos encontramos en los libros, relatos plagados de héroes con cuatro patas que muchas veces juegan un papel francamente importante en las vidas de sus respectivos dueños. He intentado reunir en una lista de diez caballos los nombres propios de aquellos que yo considero los más importantes de la historia universal, pero muchos se han quedado fuera simplemente por no alargar este artículo eternamente, como es el caso de Rocinante (el caballo de Don Quijote de la Mancha) o de Palomo (fiel amigo de Simón Bolivar). Sobra decir que tampoco es posible reunir todas las leyendas en una sola página, como por ejemplo la de los caballos transilvanos o los que formaban las olas en algunos cuentos para ayudar a las sirenas a cautivar marineros.

  • Marengo
    Este maravilloso ejemplar de raza árabe nació en 1793, compartía cuadra con otros 130 congéneres, entre los que se encontraban Vizir y Blanco, dos de los favoritos que su amo, Napoleón Bonaparte. En el año 1799 Napoleón pidió que fuera traído desde la tierra de las pirámides hasta su amada Francia, su nombre le fue otorgado después de la batalla de Marengo en Julio de 1800. Después de ser capturado y vendido a un General, con él vivió hasta los treinta y ocho años. Fue un noble animal, herido hasta en ocho ocasiones, y ganando con creces su reputación ayudando a Bonaparte en gran parte de sus batallas, hoy podemos ver sus restos en el Museo Nacional de la Armada de Sandhurst (hay quien afirma que no se trata de esqueleto del verdadero Marengo).
  • Siete Leguas
    Fiel compañero del revolucionario Mexicano Pancho Villa. Realmente se sabe poco de esta yegua, lo que nos ha llegado es por medio de canciones y poco más. Pero son muchas las fotografías de Pancho junto a este ejemplar. Se dice que su nombre viene del recorrido que el animal podía llegar a realizar en un solo día, Villa estaba prendado de las cualidades de este animal, obediente y capaz de seguir a su dueño hasta el final.
  • Genitor
    Es bien conocida la enorme repercusión que tenían los augurios en el glorioso Imperio Romano, cualquier cosa que vaticinaban podía simbolizar el final de un periodo de calma y el renacer de la guerra, fruto de uno de estos vaticinios nació un profundo lazo entre Genitor y Julio César. El ejemplar nació en los establos del General, pero padecía una patología en sus patas que lo hacían tener varios dedos además de su casco, cosa que lejos de preocupar o causar reticencia en César, lo que hizo fue ser la raíz de una profecía por parte de los augures: el que montara a Genitor dominaría el mundo, ya que esta deformidad era una señal de los dioses. Desde entonces Julio César no se separó de él, construía estatuas en honor a los dioses para que ellos protegieran al caballo en la batalla, tanto es así que fue el que lo acompañó en la famosa Guerra de las Galias. Dicen que le puso el nombre en honor a su propio padre.
Marengo, Siete Leguas, Genitor y Othar
  • Othar
    Es una de las leyendas que más ha recorrido el mundo, Othar era el todo poderoso caballo de Atila, rey de los Hunos.
    Se trataba de un tarpán, ya extintos (podemos ver a estos animales en las representaciones de arte parietal en las cuevas de Lascaux) no se diferenciaban demasiado de los caballos actuales, pero eran más fuertes, su pelo más duro y su forma algo más robusta. La leyenda cuenta que donde Othar pisaba, jamás volvía a crecer la hierba. Se asocian más caballos con la figura de Atila, pero este que nombramos a transcendido persistentemente, cabe recordar que los hunos consideraban a los caballos un ser símbolo de adoración, así como una prolongación del propio ser humano, parte de su ser.
    Pero como lo que nos ha llegado en su mayoría son textos con tintes romanos, no podemos saber a ciencia cierta si aparte del chamanismo y los caballos, tenían deidades vinculadas con los equinos de manera directa. Lo que si sabemos es que no adornaban a sus caballos, era un animal sagrado y de hacer eso supondría una ofensa. 
  • Strategos
    Tesalia fue desde donde Aníbal Barca ordenó que trajeran al que sería el tercero de sus bravos caballos, desde ese instante le acompañaría en todas sus batallas. El cartaginés anhelaba tener en su poder un ejemplar de la talla de Bucéfalo (el caballo de Alejandro Magno) y se encargó de que este fuera de la misma región, pensando que las hazañas de Bucéfalo podrían estar acuñadas de alguna manera innata en su nueva adquisición. Se trataba de un caballo colosal, con un brillante pelo de color ébano, fuerte, muy musculado y extremadamente veloz.
    La presencia de Strategos fue crucial en el camino que Aníbal recorrió en los Alpes. Su nombre significa general en griego, pero también es conocido en algunos relatos como "el caballo de los Alpes".
Strategos, Janto y Balio, Incitatus
  • Janto y Balio
    Cuando se habla de uno, se habla del otro. Inmortales, inseparables, memorables, únicos, eran los aclamados corceles de Aquiles. Una de las versiones apunta que ambos descendían de Céfiro, el dios del viento del oeste y de la harpía Podarge, fue entonces cuando Peleo y Tetis contrajeron matrimonio y Poseidón se los entregó como regalo de bodas, más tarde llegarían a manos de Aquiles, pero otra versión dice que Janto fue un regalo de la diosa Atenea, siendo de esta manera el único caballo del héroe, y Balio tan solo el hombre que se encargaba de los caballos griegos, aunque con el tiempo y tras la cruenta batalla de Troya pudo ser que su nombre cobrara fuerza y se asociara al corcel. Cuentan que fueron los caballos que tiraron del cuerpo de Héctor, príncipe de Troya abatido por Aquiles en combate por vengar la muerte de Patroclo.
  • Incitatus
    Calígula, ese es el nombre del amo de Incitatus, un hermoso caballo hispano de los muchos que se importaban durante ese periodo, su nombre significa Impetuoso en latín. Se trataba de un caballo de carreras, violar la paz de su descanso suponía como castigo la pena de muerte. De todos cuantos caballos pueda nombrar en esta lista sin duda Incitatus fue el más consentido de todos ellos, hasta limites inimaginables. Se decía que Calígula era capaz de cualquier cosa por este animal, su primera caballeriza estaba hecha de mármol y marfil, más tarde pasó a una villa con una veintena de sirvientes solo para su cuidado. Su vestimenta era digna del más grande de los reyes de toda la historia, portaba collares de piedras preciosas, oro, y pernoctaba entre ropajes púrpuras (el tinte más caro, solo podía utilizarlo la familia Imperial). Su alimentación distaba mucho de la de los demás caballos, cualquier manjar de marisco, frutas, copos de oro, o vino eran parte fundamental de la dieta que Calígula le brindaba. Tanto llegó a perder la cabeza este hombre por su caballo, que le hizo contraer matrimonio con Penélope, una mujer de exuberante belleza que yacía con el animal cada noche.
  • Bucéfalo
    Posiblemente uno de los animales que más ha marcado la historia, siempre fiel al gran Alejandro Magno, un ejemplar realmente admirado aún con el largo caminar de los siglos. Su nombre hace referencia a la forma de su cabeza y significa cabeza de buey. Trece talentos fueron los que pagó el rey Filipo II de Macedonia por él, nació en Tesalia, pero el equino gozaba de una terquedad tremenda, nadie era capaz de domarlo o de acercarse a él. Un día Alejandro logró montarlo pero no le fue nada fácil, el animal no cesaba en el empeño de deshacerse de las intenciones que lo aguardaban en la mente del jinete, por lo que las coces aumentaban por segundos, entonces el muchacho hizo que el sol cegara momentáneamente a Bucéfalo y Alejandro pudo subirse en él, su padre quedo completamente asombrado. Otras versiones dan una explicación mucho más fantasiosa y poco real de la doma del animal, el cual durante el resto de su vida solo se dejaría montar por Alejandro Magno. Falleció en el año 326 a.c con treinta años. Si viajas a Pakistán, dicen que junto a Jhelum puedes pasear por la que un día fue la ciudad que fundó Alejandro en su honor, Alejandría Bucéfala.
  • Babieca
    Rodrigo Díaz, el Cid Campeador poseía uno de los caballos más bellos que ha pisado nuestra historia, el nombre hace referencia a un episodio de la infancia de Rodrigo, donde le dan a escoger un caballo y su elección parece que no termina de ser muy acertada por lo que le dicen algo como "¡Babieca escogiste mal!", esta palabra no significa más que tonto o necio, pero ese fue el nombre que le puso al caballo. La verdad que aquí la información es muy confusa, la recibimos de varias fuentes y todas ellas a medio completar a primera vista o con versiones dispersas, algunos cuentan que es un trofeo de guerra después de vencer en Sevilla, y otras fuentes apuntan a que fue comprado por mil linares, el caso es que todas las informaciones coinciden en la bravura de este animal, así como en su porte fuerte y sobrecogedor.
    La tumba de Babieca es toda una leyenda, dicen que después de la muerte de su amo el animal jamás volvió a ser adoptado, quedó sumido en una profunda tristeza que se cobró su vida dos años después, falleciendo a los cuarenta años. Parece ser que todo apunta que Babieca fue enterrado en el Monasterio de San pedro de Cardeña, en el año 1949 el Duque de Alba financió unas excavaciones centrándose principalmente en el terreno que desfila frente a la fachada principal, pero no obtuvieron resultados sobre el paradero del caballo.
  • Pegaso
    Sin él mi vida no habría sido la misma, desde que tengo uso de razón recuerdo una devoción y un amor entrañable por este caballo, blanco, puro, alado, simplemente mágico. Con él en mi mente creaba mil y una historias, las escribía en una libreta que aún conservo. Pegaso inspiró al Islam para la creación de Buraq. Aunque hoy en día se representa a este caballo conducido por Perseo para salvar la vida de Andrómeda, los orígenes de la mitología sitúan su nacimiento en el instante en que Perseo corta la cabeza de Medusa, de esa sangre derramada nace el corcel. Belerofonte si que utilizó un caballo alado para luchar contra la Quimera, por lo que se piensa que fue el que acompañó al héroe y más tarde ocupó un lugar privilegiado entre los dioses, el único de los caballos alados que compartía las delicias del Olimpo con ellos.
Bucéfalo, Babieca y Pegaso

miércoles, 20 de abril de 2016

Los cachorros de león de las cavernas

Si os nombro a Uyan y Dean, tal vez esos nombre no os suenen de nada, pero ambos esconden una conmovedora historia tras ellos. En Octubre de 2015 fueron hallados a orillas del río Uyandina (Yakutia, Siberia) dos cachorros de león de las cavernas congelados, los pequeños estaban encogidos en un desesperado intento de protegerse del frío, se calcula que tienen alrededor de 12.000 años y lo que más ha sorprendido a los científicos de la Academia de Ciencias de la República de Sajá en Yakutia es el asombroso estado de conservación en el que se encuentran. Conservan todo su cuerpo de manera intacta, desde el pelaje pasando por bigotes, uñas, hasta los órganos, miden unos 42 cm y aún no tenían dientes, por lo que teniendo en cuenta esos datos sabemos que tan solo contaban con dos o a lo máximo tres semanas cuando quedaron congelados en el tiempo. Hasta la fecha el ser humano no había realizado ningún hallazgo de semejantes características en lo referente a esta preciosa y sobrecogedora especie, por lo que algunos especialistas no vieron con buenos ojos a los científicos rusos cuando estos anunciaron que uno de los cachorros sería diseccionado. Como ya ocurrió con Ötzi pretenden conocer a través de un minucioso examen cualquier dato de los pequeños para intentar nutrir un poco toda la información de la que disponemos hasta hoy del león de las cavernas.



Hasta ahora solo podíamos saber cómo eran estos animales por sus restos óseos, acompañados de las ilustraciones basadas en los mismos, pero por primera vez en la historia contamos con una definitiva y contundente manera de saber cómo eran, a lo que hay que sumarle seguramente el dato de cómo vivían, ya que gracias a Uyan y Dean (nombres puestos en honor a su descubridor y el lugar del hallazgo) sabremos datos insólitos y muy esperados del gran depredador que pobló el mundo durante el Pleistoceno Medio y Superior, animales que un día situado hace miles de años compartieron el mundo con otras especies que aún nos quedan por descubrir.
Cuando se hacen hallazgos de este tipo, uno de los mayores temores es que revivamos psicrófilos (organismos capaces de vivir a temperaturas por debajo de los 5 °C) pero después de ser analizados, se puede decir que ambos ejemplares están libres de cualquier tipo de enfermedad, por lo que hace viable su análisis, recuerdo cuando vi la primera fotografía de ellos, expuestos encima de unos grandes bloques de hielo, supongo que cada persona tiene unos sentimientos y estas cosas ahondan en nosotros de manera completamente distinta, habrá quien quede impasible ante los descubrimientos que envuelven a la Edad de Hielo, pero lo cierto es que todo lo relacionado con la Prehistoria me roba el corazón, solo con pensar que podemos saber un poco más de los orígenes de los animales es imposible para mi no esbozar una sonrisa. Ya existen situadas a lo largo de este año algunas nuevas expediciones en la misma zona del descubrimiento de estos dos pequeños, quizás la historia y sus hallazgos nos deje seguir materializando sueños.

Todo lo que sabemos del león de las cavernas hasta ahora se lo debemos al testigo artístico de nuestros ancestros, los cuales mediante mi amado arte rupestre han ido dejándonos su legado, además del parietal también encontramos representaciones en el arte mueble. Fueron asociados a rituales con carácter religioso o mágico en el tramo Paleolítico, quizás de ahí derive su nombre, ya que muchos de sus restos fueron hallados en el interior de las cavernas (así como el arte ya mencionado) pero no se tiene la certeza de que estos animales vivieran de manera continuada en ellas, a ello podemos sumar el factor de la caza que ejercía ferozmente uno de sus adversarios más temibles, el colosal oso de las cavernas, quizás algunos de los ejemplares de león encontrados en las cuevas solo fueran los restos de las cacerías que sus depredadores cavernarios realizaban sobre la especie que hoy abordamos (es una de las hipótesis que se barajan respecto a su extinción).
También el ser humano comenzó a cazar a los leones, entre esto y la desaparición progresiva de la fauna que entonces habitaba el mundo, hizo muy complicada su supervivencia. Respecto a su alimentación, sabemos que en un principio era basada en la hiena de las cavernas, y que su estrategia de caza era en manada (tal cual lo observamos en los leones actuales) pero poco a poco a medida que las hienas iban desapareciendo este hábito cambió y centró sus cacerías en crías de oso de las cavernas, ciervos y otros herbívoros de la planicie. Algunas hipótesis se ciernen sobre la extinción de fauna que asoló el Holoceno como la causa de que el león de las cavernas desapareciera de nuestra vista, contaba de tamaño con un 10% superior al león actual.

A raíz de que el escultor Juan Villa realizara una réplica de un cachorro de león de las cavernas congelado para un conocido programa de televisión, yo quedé prendada de la pieza, por lo que me puse en contacto con él para saber si existía la posibilidad de tener una de esas obras de arte en mi despacho, efectivamente así ha sido, la amabilidad de Juan y su arte han hecho posible que tenga la representación de uno de esos pequeños cerca de mi, os dejo con las fotos que son una auténtica maravilla (podéis ver el vídeo aquí)





lunes, 3 de agosto de 2015

Cecil y la hipocresía de Zimbabue

Supongo que a estas alturas ya todos conocéis de sobra la historia de la terrible cacería que acabó con la estrella del Parque Nacional Hwange, el colosal león llamado Cecil. Zimbabue ha visto morir a esta criatura sin mover un solo dedo por proteger el legado del mundo, de la tierra de todos, ya que a pesar de que este planeta cada vez se divida más a causa de las desastrosas fronteras, el suelo que pisamos, la tierra, es de todos los habitantes del mundo, y por lo tanto cada uno de nosotros debería de proteger sin tregua la vida de los animales que la habitan. En un principio este artículo iba a ser sobre la caza de manera general, lleno de cifras, datos y grandes verdades, pero conforme he ido investigando me he ido dando cuenta que aquello que el mundo debe conocer no es el circo lúgubre y abominable de la caza, si no la hipocresía insultante que Zimbabue y toda África tienen como columna vertebral. Es imposible resumir este tema, pero yo lo voy a hacer lo mejor que pueda, punto por punto, para que todo el mundo pueda ser consciente de la gravedad en la que se encuentra nuestro planeta.

¿Qué ha pasado con Cecil?
Walter Palmer, un cazador americano, pagó 50.000$ por cazar un león del tamaño de Cecil, acompañado por los encargados de la cacería fueron hasta el parque de noche, donde el león se encontraba protegido y bajo seguimiento de un programa de la Universidad de Oxford, una vez divisada la presa, ataron a un vehículo un animal muerto (a este no lo nombra nadie, como no es un león pues se ve que no importa que lo arrastren) con el único fin de atraer a Cecil, una vez que Palmer tiene a tiro su víctima lo hiere (¡ojo! no lo mata, para él es mejor que se desangre) con su arco y flechas. Cuando acuden por la mañana a decapitar y despellejar a Cecil (lo rematan a tiros) se dan cuenta según ellos que lleva un collar de seguimiento, el cual cuelgan de un árbol, pero en vez de avisar a las autoridades de que por "error" han realizado un acto de cacería ilegal, pues se callan, desangran, decapitan y despellejan a Cecil, el trofeo va a un taxidermista. Hasta que se da la voz de alarma por el seguimiento del león y entonces Palmer cierra su consulta de dentista, sus redes sociales y desaparece, no sin antes hacer un comunicado absolutamente lamentable, del que podemos destacar que confiesa el crimen y lamenta lo sucedido, declarando que la caza es algo que ama.
Ahora Zimbabue pide la extradición de Walter Palmer (basándose en el acuerdo que EEUU tiene con Zimbabue desde el año 2000 respecto a las extradiciones), para enfrentarse a una posible pena de 15 años de prisión, al igual que los dos que lo acompañaban en la cacería (en libertad bajo fianza de 1.000$). Ahora bien, no entiendo absolutamente nada de la reacción de Zimbabue, de EEUU y del mundo en general, bueno miento, sí que lo entiendo, de nuevo podemos decir hola a la tremenda e indignante desinformación, esa lacra que sola el planeta de punta a punta, ya que esto es solo un coletazo más de la Caza de trofeos que apoya fervientemente África. Palmer tiene en su casa un museo personal con más de 50 de sus trofeos, entre los que se incluyen osos polares, animales salvajes y toda clase de aberraciones, lo que viene siendo un auténtico cementerio. Ya fue foco de la justicia cuando disparó a un oso negro, de los animales más protegidos en EEUU.


¿Qué es la Caza de trofeos?
Se le otorga este fino nombre a la caza indiscriminada de animales salvajes, a los cuales una vez muertos se les puede amputar cualquier parte de su cuerpo para llevarlo al país del cazador como "trofeo", esto pasaba por las aduanas sin ningún tipo de control bajo la etiqueta de "Objetos decorativos para el hogar", el trofeo más codiciado suele ser la cabeza o el marfil, del cual fueron contabilizados 500 kg en el pasado año. ¿Porqué se consiente esta masacre? respuesta fácil, sencilla y directa: DINERO.
Como siempre, no pueden existir más motivos para el ser humano, siempre es el dinero, el 17% del terreno de Zimbabue está destinado a la Caza de trofeos, la cual contribuye con un 0,29% a su PIB. Para que nos entendamos pondré un ejemplo de los más recientes, en el año 2004 en Namibia un cazador pagó 350.000$ y eso le dio derecho para abatir a un rinoceronte negro, pero como había pagado al país pues era una caza legal ¿qué os parece? supongo que lo mismo que a mi, lamentable.
Los cinco principales países en adueñarse de estos trofeos son EEUU, España, Francia, México y Alemania, los cuales en el periodo entre 2000 y 2008 dejaron pasar por sus aduanas 2.766, 424, 391, 180 y 154 trofeos respectivamente. Estos datos sitúan a España con sus 980.000 cazadores en lo alto de esta peligrosa y vergonzosa lista. Los gobiernos sostienen una teoría que solo de escucharla me produce auténtico pavor, dicen que esto es necesario para la continuidad de las especies y la conservación de la fauna (estáis leyendo bien) es decir, cobrar cantidades insultantes por parar el corazón de un animal es algo necesario para el Continente Africano, lo de los Safaris fotográficos se ve que no cuenta, me gustaría saber dónde va realmente el dinero de todas estas cacerías, por lo que podemos ver al desarrollo de los países no es.
Solo con bucear un poco en las páginas oficiales nos encontramos con cifras que cortan la respiración, de la antigua cantidad que mecía el censo de los leones en 200.000 ahora solo contamos con 20.000, justamente este último número es el que dio cifra a los elefantes asesinados en todo el Continente en el año 2013.
He intentado escoger un solo ejemplo para no hacer el artículo demasiado largo, y que podáis ver con vuestros propios ojos como África pone precio legalmente a la vida de los animales, con el fin de alimentar esta terrible mafia que asola la naturaleza sin ningún tipo de tregua. Después de mucho mirar he decido compartir con vosotros esta carnicería online, por que no tiene otro calificativo:
http://www.huntinglegends.com/ PRECIOS 
Aquí podéis encontrar fotos, precios y todo lo necesario para que el cazador mate a todo confort, clasificando los animales como si no tuvieran vida alguna, simplemente son trofeos. Pero lo que más me ha dejado perpleja es ver como los niños participan en las matanzas y ellos mismos les arrancan la piel. Desde bien pequeños ya son verdaderos artistas en cómo asesinar, pero después cuando pasa algo toda la culpa es de los videojuegos y de las series de tv.

Niños cazando y despellejando, fotos de la web www.huntinglegends.com 

Es muy triste que tenga que morir un león protegido para que la gente reaccione ante la matanza de animales. Quizás muchos de los que seguís mi web hace poco tiempo no lo sepáis, pero yo antes trabajaba con animales y es un tema con el que empatizo de una manera especial. Llevo muchos años en asociaciones, también contribuyo económicamente con muchísimas personas que se dedican a protegerlos como por ejemplo http://www.freethebears.org (su historia es única), como persona muy metida en todas estas cosas os voy a decir algo que puede sentar mejor o peor, pero que es la única realidad y lamento mucho si estas palabras pueden desilusionar a alguien que esté empezando algún proyecto online pero es la pura realidad, sin más: Nada de lo que hagáis va a servir de nada excepto que ayudéis económicamente. 

Dejar las manifestaciones y las tonterías que solo ponen en peligro a nuestros policías (no olvidemos la amenaza terrorista), si de verdad queréis ayudar empezar por comprar en las tiendas solidarias que tienen estas asociaciones (cualquier org tiene tienda online en su web) pero por favor no hagáis cosas inútiles por que mucha gente me mandó emails contándome lo que hacía por ayudar a los animales cuando escribí el artículo de Tráfico ilegal de animales: Sexo y a mi me dolía mucho tener que contestar que eso no valía de nada.
Solamente sirve la ayuda económica para que los sitios que realmente están luchando por salvarlos puedan seguir haciéndolo. Ir a la puerta del sol pegando gritos con leones dibujados en pancartas no sirve de nada, solo de cortar el tráfico y poner en peligro a muchos agentes. Si no podéis ayudar económicamente, os sugiero que hagáis dos cosas que no os costarán ni un euro con las que ayudaréis mucho, difundir las páginas de donaciones y las tiendas solidarias, muchas veces la gente no ayuda por que no sabe cómo hacerlo y la otra cosa y no menos importante es que tratéis de educar a vuestros hijos o a los niños de vuestra familia con amor hacia los animales, y esto no se consigue llevándolos a zoológicos, tenéis que enseñarles que esos animales no deben vivir en cautividad, no son trofeos, no son juguetes y sobre todo no son presas de caza. Por favor que nadie me diga que el dinero no va a las personas que ayudan y que se lo queda este y el otro, dejar las tonterías y los mitos para los programas de sobremesa, por que esto es muy grave y real, con ese dinero se salvan muchas vidas. Desgraciadamente ha tenido que pasar lo de Cecil para que el mundo despierte, esperemos que no tengan que seguir muriendo más animales. No hay que olvidar que la caza se practica en todo el mundo y concierne a muchísimas especies, estos desalmados también trasladan esto a la pesca, donde cazar una ballena o un tiburón también tiene precio. Cecil es solo un animal más, su valor no es superior al del mono que murió por 140$ o al del elefante que pensaba matar Palmer después de herir cruelmente a Cecil, todos los animales que son asesinados cada día tienen el mismo valor, por estar protegido está siendo recordado pero me da pena que la gente solo se acuerde de él ¿y el resto? ¿Cuántas leonas esperan aún ver asomar a sus cachorros? esos que nunca volverán a rozar el hocico de su mamá, esos que murieron para que su cabeza cuelgue de una pared. El mundo es de todos, nadie tiene derecho a parar un corazón.

Cecil, asesinado sin piedad por la codicia del ser humano

lunes, 15 de septiembre de 2014

Tráfico ilegal de animales: Sexo

Desde los albores de la humanidad, en las raíces más ancestrales de nuestra especie, el sexo a formado parte de este ciclo de vida y muerte.
Era nuestra manera de reproducir, perpretrar y sellar al ser humano en la tierra. Digo "era" porque hoy en día, en pleno siglo XXI el sexo se ha convertido en una potente arma de destrucción para la humanidad.
Bajo su dominación nuestra especie es capaz de realizar las peores y más vergonzosas hazañas con el único fin de saciar un deseo sexual desvirtuado y escandalosamente sacado de contexto.
Ya no se trata del motor que impulsa y conduce el ciclo de la vida, ahora es una fuente de libertinaje que almacena en su trayectoria mil y un hechos deplorables derivados de nuestra incapacidad de autocrítica, lo peor es que hoy en día el mundo está bajo el temible influjo del "todo vale" y creemos que lo más oscuro, sanguinario o violento es lo normal y lo más posicionado o aprobado por la sociedad.
¿Dónde han quedado los principios humanos? ¿Dónde están nuestros límites?
Puedo narrar en primera persona como un grupo de niñas, con tan solo 13 años, estaban entusiasmadas en la cola de una librería con el famoso "50 sombras de Grey" en la mano, hablaban entre ellas de lo cautivador que era el personaje principal (un perturbado mental, atormentado y frustrado) a parte de que en mi opinión personal esta saga es terrorismo literario, creo que el sexo ha difuminado y finalmente extinguido la infancia, por no hablar de la adolescencia.
La perdida del verdadero significado del sexo nos ha llevado a la autodestrucción, todo vale, y ya nada está mal visto.

Licor afrodisiaco con lagarto, cobra y escorpión, los introducen vivos

De todas esas hazañas con las que podríamos escribir un thriller de terror, hoy nos vamos a centrar en una que cubre la mayor parte del mercado negro, y que desgraciadamente es la menos conocida por la sociedad, el tráfico de animales derivado del sexo.
No estamos hablando de un hábito basado en la zoofilia (de esto desgraciadamente se puede escribir una enciclopedia) si no de los seres vivos considerados "afrodisiacos" y que son sometidos a toda clase de vejaciones y mutilaciones con un fin concreto: Vender potentes afrodisiacos.
¿Qué hay real y verídico en todo esto?
Nada, literalmente y en el más estricto sentido de la palabra compuesta por estas contundendes cuatro letras: NADA.
Este mercado negro se centra en los animales que a continuación desglosaré, pero bajo supercherías, inventos, creencias, y sobre todo incultura.
Ahí llegamos, justo ahí, a la incultura. Madre del 90% de los problemas que asolan el mundo. La incapacidad que tiene nuestra especie de razonar o informarse da lugar a la destructora incultura, que nos hace matar animales con el único fin de tener sexo de manera más vigorosa.
Incomprensible que en nuestro siglo, la era del saber, de la información, continúen magos, curanderos y demás títeres de la economía manchada por la inocente sangre de un animal, campando a sus anchas y vendiendo en un frasco un remedio compuesto de los alaridos y lamentos de un ser vivo que comparte el planeta tierra con nosotros. ¿Quién es realmente el animal? 50.000 millones de euros mueve este letal comercio cada año.
La lista de animales es inmensa, carne de cobra, hormigas, huevos de pato con el embrión casi formado, babuinos, elefantes, pero hoy destacaré lo más amenazados.
Ahora vamos a hablar de cifras, para que realmente no quede nada en el tintero.


Tigres
La población de tigres ha disminuido la sobrecogeroda cifra de un 95% en 100 años.
No llegan a 3.000 ejemplares en libertad, la mayor parte de estos felinos se encuentran en zoológicos, casas particulares (tráfico ilegal) o centros de recuperación.
Su comercio con fines afrodisiacos, se centra en sus huesos molidos, los testículos y el pene.
Se piensa que ingiriendo algunas de las partes nombradas, la vigorosidad y el apetito sexual aumentará de manera impresionante.
A parte, los colmillos son muy cotizados en la medicina tradicional china, vuelta al tema de la incultura. Su piel sigue siendo un icono para las clases pudientes sin escrúpulos ni principios.
Esta cifra disminuye cada día más, hasta el momento que no quede un tigre vivo sobre la faz de la tierra.



Osos asiáticos
Su bilis es una de las bases de la medicina asiática, dicen que cura enfermedades, alivia dolores y baja fiebres. Además de ser un potente y único afrodisiaco. No voy a entrar más en medicinas ancestrales que tienen como patrón matar, mutilar y maltrata animales en este artículo, ya he dejado claro que me parecen en el siglo XXI una incultura perpretada y una máscara para dominar a las poblaciones con un influjo de santería y economía ilegal, inmoral y sobe todo sanguinaria.
La bilis se extrae mediante un agujero en el abdomen del animal que no se cierra nunca, los tienen dentro de jaulas en las que escuetamente cabe el oso.
Se comercializa de múltiples maneras, píldoras, bebidas, comida, en frascos y un largo etc.
Este problema da terror, ya que lejos de esconderse, existen verdaderas granjas que se dedican a la reproducción y explotación de los osos asiáticos. De cada oso se obtienen anualmente 2 kilos de polvo seco de bilis, la demanda es de 4000 kilos anuales, con sacar cuentas os podréis imaginar la masacre.



Rinocerontes
Solo en el año 2013, fueron ejecutados 1.000 rinocerontes al amputar su cuerno. Digo al amputar y no para amputar porque están vivos cuando se les arranca de su cuerpo, tardan horas en morir, en una agónica lucha por la vida que se va cobrando lentamente hora tras hora un ancestral y erróneo mito.
De las leyendas de este tipo surgen las extinciones, si solo en un año hablamos de 1.000 no quiero ni pensar en los rinocerontes que han perdido su vida por una creencia tan deplorable.
El polvo de este cuerno se ha convertido en todo un festín entre las fiestas más adineradas ¿Qué hay de cierto? de nuevo damos la anterior respuesta de cuatro letras: NADA.
Esto ha llevado a muchos gobiernos a tomar la determinación de crear campañas para cortar los cuernos de manera controlada y evitar que los furtivos acaben con ellos.
Es increíble como se sigue creyendo en estas atrocidades.



Lobos
Sobra decir al problema que se enfrentan los lobos hoy por hoy.
Se mantienen en medio de una eterna guerra contra los ganaderos, inculpados de delitos que no les corresponden y perseguidos por leyendas forjadas hace más de 100 años.
Su extinción es un pesar que cobra forma con fuerza. Solo unos centenares de ellos pueden gozar de libertad en cada país.
En Filipinas sirven de afrodisiaco, su carne está muy cotizada y se consume antes del sexo.
Al igual que pasa con el tigre, se le atribuyen propiedades curativas en sus genitales, y sus huesos se utilizan como amuleto.

Guisado de lobo

Jamás seas partícipe de esta atrocidad. 
Ni si quiera por pena debes adquirir un animal en el mercado negro, estarías contribuyendo al latido de un comercio monstruoso.
El planeta se desmorona por momentos sin que nadie haga nada, está en tu mano poder evitarlo.

DIFUNDE Y CONCIENCIA

lunes, 7 de abril de 2014

Los animales del circo romano

Roma, morada de uno de los emblemas más grandiosos de la humanidad, en sus entrañas acoge el corazón palpitante de Italia. Roma, madre del Coliseo.
Hasta nuestros días han llegado en forma de textos y mosaicos cientos de historias sobre gladiadores, muchas son las leyendas que cubren de gloria a estos hombres que sucumbieron y sobrevivieron a la crueldad de los juegos.
Pero pocos somos los que reparamos un solo instante en otros seres vivos que cayeron cubiertos de sangre en la arena, entre desesperación, tristeza, dolor y muerte.
A todos ellos dedico hoy este artículo, a unos grandes olvidados de los que muchos desconocen su origen o destino:
Los animales del circo romano.

En el Imperio Romano fue la tumba de miles de animales salvajes. Cuando pensamos en la pelea entre un gladiador y una bestia en el circo nos viene a la mente la soberbia imagen de un tigre o de un león.
Pero lo cierto es que fueron muchas, muchísimas más las especies que se dejaron un alto porcentaje de su linaje entre las paredes del anfiteatro.

Escena de la película Gladiator

Entre los animales más demandados por el sádico público, podemos destacar los hipopótamos, los cuales traían desde Egipto en una odisea de viaje sin fin.
Los romanos importaron tal cantidad de estos animales, que consiguieron extinguir a los hipopótamos del Nilo.
También otro de los aclamados era el rinoceronte, en este caso su procedencia podía tener distintas raíces, los cazaban en África, India y Birmania. Actualmente solo quedan un par de rinocerontes de la India en cautividad

En ocasiones (como el hipopótamo del Nilo) las especies eran exterminadas en poco tiempo a causa de la demanda tan grande por parte del Imperio, pero otras veces su población quedaba tan menguada que igualmente con el paso de los años la especie terminaba por desaparecer como es el caso del león europeo. Otros casos hablan incluso de animales que no hemos llegado ni a saber de su existencia, como el oso africano o los aurochs.

Aurochs

Los animales salvajes eran el mejor presente para los mandatarios romanos, por ello hasta los altos cargos decidían proporcionar animales para los juegos.
No se puede estimar una cifra exacta de cuantos murieron en la arena, sería imposible, pero tenemos algunos datos hoy en día de los emperadores que nos pueden ayudar a entender mejor esta barbarie contra los seres vivos.
La inauguración del Coliseo, fue sellada con unos juegos que organizó Tito, los cuales se cobraron la vida de 4.000 animales domésticos y 5.000 salvajes durante 100 días.
Cómodo en un solo día aniquiló sin piedad desde su palco a 5 hipopótamos, para ello usó el arco y su fina puntería.
El siguiente dato nos revela que Trajano y sus juegos de 122 días hicieron perecer a 10.000 animales.

No solo los utilizaban para pelear con los gladiadores, también servían para derramar su sangre a modo de diversión entre combates.
Uno de los entretenimientos más comunes en este tipo de actos, era usar puerconespines para que los hombres desnudos los atraparan sin utilizar nada más que su propio cuerpo.

Leona al lado de un puercoespín africano

Muchos de vosotros os estaréis preguntando cómo podían transportar estos animales desde otros lugares del mundo hasta Roma.
Es una pregunta que yo misma me hice la primera vez que tuve conocimiento de estos datos, para ello existían cazadores especializados en estos menesteres.
Pero el trayecto que recorrían con los animales era un verdadero infierno. Con cada uno empleaban unos métodos diferentes de caza, con los osos cubrían la entrada de sus cuevas y hacían ruido hasta que salían, con las serpientes simulaban madrigueras con estructuras a modo de saco, con los primates utilizaban cuencos de vino hasta emborracharlos y cogerlos sin más, con los felinos el truco del agujero en el suelo.
Si se precisaba, los cazadores tenían permiso para disponer de los legionarios y de la población para que los animales llegaran a los juegos a tiempo.

Pero lo que todos tenían en común en la recta final de sus vidas, era el recorrido que hacían a bordo de carros tirados por bueyes o barcas improvisadas.
Los ponían en jaulas y emprendían el rumbo, en el caso de animales que no se podían enjaular como los elefantes, se recurría al método de no darles comida, solo agua para mantenerlos con vida, pero poder controlar su estado de animo y su sumisión.

Durante la caza y las paradas que hacían de descanso, las cuales duraban una semana, eran los habitantes del lugar los que debían darles alimentos como tributo.
Pero en muchas ocasiones, la escasez de comida hacía que se usaran a los muertos de los cementerios como comida para las fieras.

Esta es la lista de la mayoría de animales que se usaron en el circo romano:
  • Rinocerontes
  • Hipopótamos
  • Leones
  • Tigres
  • Monos
  • Elefantes
  • Leopardos
  • Hienas 
  • Jirafas
  • Asnos salvajes
  • Caballos
  • Cebras
  • Serpientes
  • Alces
  • Panteras
  • Osos
  • Puercoespines
  • Aurochs


Mosaico de los animales del circo romano

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...